El principio de voluntariedad de la mediación

05 Abr
5 abril, 2017

Se podría afirmar que la mediación sin voluntariedad no es mediación. Es uno de los cuatro principios fundamentales, junto con la imparcialidad, la confidencialidad y la neutralidad. Pero, ¿por qué decimos que la voluntariedad es tan importante?

Para que la mediación pueda considerarse como tal, es necesario que el proceso se vea impulsado por la propia voluntad de las partes de solucionar su conflicto (con la ayuda de un mediador). Y no solo se necesita voluntad para iniciar un procedimiento de mediación, sino también para mantenerlo el proceso y para lograr concluir el acuerdo.

“La voluntariedad como principio de la mediación es lo que hace que se devuelva a las partes la libertad”.

Como bien apuntó Ana Mª Carrascosa, Magistrada del Consejo General del Poder Judicial, en una conferencia que ofreció la semana pasada en la Universidad Pontificia de Salamanca sobre ‘Las ventajas de la mediación’, la voluntariedad otorga el poder a las partes de decidir por sí mismas lo mejor para ellas.

Si este principio no se cumple y el interés por resolver el conflicto no nace de las partes, entonces recae sobre una tercera persona, que sería un juez en el caso de la jurisdicción ordinaria. “Lo que hace un juez es una conciliación, porque el juez siempre está por encima de las partes, falta la relación de horizontalidad“, según Carrascosa. Sin embargo, la mediación está basada en la equidad entre las partes y el propio mediador, sin relación de autoridad.

La letrada defendió la profesión y la figura del mediador: “El abogado, si ejerce como tal, no puede ser parcial, el mediador tiene que ser equidistante con las partes”, afirmó. “El que procede del derecho para hacer mediación tiene tan categorizados e interiorizados los conflictos que es más difícil ejercer como mediador”. Y es que los mediadores siempre deben velar por que el acuerdo sea beneficioso para ambas partes, sin que ninguna pierda sus derechos e intereses en la medida de lo posible.

La mediación es una disciplina que posee sus principios, como ya hemos mencionado. La mediación se rige por sus propias leyes y normas que deben ser cumplidas, tanto a nivel teórico de formación previa de los profesionales mediadores como a nivel práctico dentro de los procedimientos.

Según Carrascosa, los mediadores deben ser  “profesionales preparados para gestionar los conflictos con las dos partes de forma imparcial y contempla un procedimiento estructurado, pero flexible y definido por la ciencia de la mediación”. Por suerte, es un oficio que se puede aprender mediante, por ejemplo, este programa universitario de formación de acceso al registro de mdiadores del Ministerio de Justicia basado en la normativa vigente, que habilita para ejercer la mediación en nuestro país.

Quizás nos encontremos ante la nueva necesidad social e institucional de modificar el paradigma respecto a los litigios, ya que la justicia tradicional está demostrando no ser adecuada a todo tipo de conflictos. Cada problema es distinto y requiere de un tratamiento distinto para conseguir una solución satisfactoria.

Nueva Ley de mediación en la Comunidad Valenciana para evitar los juzgados

07 Mar
7 marzo, 2017

Nueva Ley de mediación en la Comunidad Valenciana para evitar los juzgados

La Conselleria de Justicia de la Comunidad Valenciana ha comenzado ya el trámite de información pública para el anteproyecto de la nueva Ley de mediación de la Comunidad, en cuya norma se incluyen 47 artículos para que los conflictos entre ciudadanos no terminen en los juzgados.

Actualmente existen muchos tipos de conflictos que no acaban en los tribunales y se solucionan mediante vías alternativas, como en este caso es la mediación.

¿Qué se recoge en el nuevo borrador de ley?

Este anteproyecto de ley, estructurado en un título preliminar, cinco títulos, una disposición adicional, una transitoria, una disposición derogatoria y dos disposiciones finales, contempla lo siguiente:

  • La creación del Centro de Mediación de la Comunidad Valenciana, órgano que regulará el Registro de Personas y Entidades Mediadoras de la Comunidad Valenciana.
  • La formación de un Consejo asesor de mediación, presidido por la persona titular en cuestión de la Conselleria de Justicia.
  • Sanciones en caso de incumplimiento de los deberes establecidos en la propia ley. Para las infracciones leves, la sanción consistirá en amonestación por escrito o suspensión temporal de hasta dos meses de la condición de mediador; hasta un año si son graves; o hasta tres años si son muy graves.

En la ley también se recoge que el carácter personal de la mediación “no será obstáculo para que ésta se pueda desarrollar, total o parcialmente, a través de medios electrónicos”.

Además, en un proceso de mediación “podrán estar presentes personal traductor o intérprete que faciliten la comunicación en las sesiones”, cubriendo así las necesidades de las personas con discapacidad o dificultades de expresión.

El borrador también destaca el papel de los ayuntamientos e incorpora acciones para impulsar el uso de la mediación en cooperación con la Conselleria. De este modo, los municipos podrán establecer actividades y servicios de mediación conforme a sus competencias y dentro del marco establecido en la ley.

En cuanto a la formación del mediador, las personas que deseen dedicarse a la mediación deberán superar cursos de formación específica impartidos por entidades de formación (ya sean públicas o privadas), asegurando “el aprendizaje del marco jurídico de la mediación, de las consecuencias jurídicas de los acuerdos alcanzados.

En este sentido, Mainfor y la Universidad Rey Juan Carlos el próximo 13 de marzo de 2017 iniciarán la 19ª promoción del programa universitario de mediación civil, mercantil y familiar, de acceso al registro de mediadores del Ministerio de Justicia y que acredita para trabajar como mediador/a en todo el territorio nacional.

Por último, en la propuesta de Justicia cabe mencionar que también se reconoce la mediación gratuita y “tendrán derecho a la gratuidad en la mediación aquellas personas que lo soliciten y cumplan con los criterios”, que por lo menos serán los mismos que están marcados actualmente para acceder a la Justicia gratuita.

 

¿Cuál es el objetivo de la nueva ley?

Las nuevas medidas legislativas buscan impulsar la mediación en la Comunidad Valenciana como un método basado en la cultura de la paz, el diálogo, la participación, el reconocimiento del otro y la regeneración de lazos sociales.

En definitiva, se pretende establecer un marco regulador general y común para la mediación y los mediadores, poniendo a disposición de los ciudadanos el proceso de la mediación como parte del derecho de acceso a la Justicia (bien sea de forma intrajudicial o de manera alternativa a los juzgados).

Con este anteproyecto de ley, el departamento dirigido por la consellera Gabriela Bravo pretende fomentar “una mediación de calidad, capaz de resolver los conflictos que puedan surgir en una sociedad moderna y compleja, como la nuestra”.

¿Consigue la mediación descongestionar los juzgados?

16 Feb
16 febrero, 2017

Previamente hemos mencionado las ventajas de impulsar el arbitraje y la mediación como alternativa más rápida a los juzgados, pero cabe plantearse si la mediación está resultando exitosa realmente a efectos prácticos en cuanto a la reducción del atasco judicial. ¿Consigue la mediación descongestionar los juzgados?

Según los datos, España es el 4º país de la OCDE con mayor tasa de litigios por persona, y además se encuentra por debajo de la media europea en cuanto a número de jueces por habitante. Esto es un indicio que refleja una realidad: los retrasos judiciales y los atascos en los juzgados españoles con casos por resolver.

Para combatir esta situación, las autoridades promueven una posible solución parcial: la mediación, que si bien todavía tiene un peso relativamente bajo dentro del sistema judicial, su uso se ha ido incrementando exponencialmente durante los últimos años.

La mediación destaca por poder aplicarse tanto en conflictos de tipo penal como civil, aunque en nuestro país se acude a ella en mayor número de ocasiones para resolver casos relativos a la familia donde entran en juego cuestiones personales y emocionales (como, por ejemplo, divorcios).

Sin embargo, el uso de la mediación no está extendido entre la sociedad general, por lo que se fomenta la práctica mediante los magistrados en fase de instrucción, quienes sugieren a las partes acudir a procesos de mediación antes de continuar con los trámites de los juicios ordinarios. Esto es lo que se conoce como mediación intrajudicial.

Conforme a los datos de mediación intrajudicial aportados por el CGPJ, en el año 2015 se produjeron en España 1.383 casos de mediación familiar, 1.881 de mediación penal y 104 de mediación civil. Por otro lado, los cálculos del Instituto para la Difusión de la Mediación (IDM) revelan que en 2016 en la Comunidad de Madrid se realizaron más de 1.000 procesos de mediación en diferentes ámbitos, de los cuales un 90% fueron por vía intrajudicial.

Las cifras corroboran que la mediación está jugando un papel importante en la descongestión de los juzgados. Pero lo que se pretende desde el IDM es ir un paso más allá e incrementar el acceso a la mediación de manera prejudicial, y para ello es esencial que los ciudadanos conozcan previamente la opción de la mediación como alternativa a la vía judicial tradicional.

La vocal del CGPJ, María José Sáez, afirmó en unas jornadas organizadas recientemente por el IDM que la normativa actual es “poca, pero suficiente” para el pleno uso de la mediación, y que para seguir implantándose con éxito es fundamental la colaboración de “todos los actores que participan en la Administración de Justicia”.

Entrevista a Luis López Lainez, mediador civil y mercantil.

26 Ene
26 enero, 2017

 

Luis López Lainez es mediador civil y mercantil de vocación. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Cádiz, desde siempre tuvo un espíritu creativo y emprendedor, que junto con su curiosidad y preocupación por la parte humana de las empresas le llevó a dedicarse profesionalmente al ámbito de la mediación. Actualmente también es el responsable de Mediación Cádiz

 

¿En qué momento decidió emprender su camino como mediador y qué fue lo que le animó a ello?

L: Hace varios años llegó a mis manos un curso para formarme como mediador civil y mercantil. En aquel momento desconocía lo que era pero me pareció, por el programa del curso, que podía ser algo interesante. Hacer ese curso me ha cambiado la vida en cierta manera, descubrí algo que despertó en mí una gran pasión, el deseo de ayudar a los demás a resolver sus problemas y hacerlo de una forma colaborativa y en la que todos busquen la mejor solución.

Teniendo en cuenta que las habilidades psicológicas son importantes en un proceso de mediación, ¿diría que el buen mediador nace o se hace?

L: Bajo mi punto de vista el mediador se hace. Son muchas las habilidades que debe tener el mediador para entender lo que se dice y no se dice en cada momento, pero sobre todo para interpretar y conectar con el estado emocional de cada una de las partes y acompañarlos durante todo el proceso hasta alcanzar el acuerdo. Pero la mayoría de las habilidades como la escucha activa, la asertividad, la inteligencia emocional, empatía, comunicación verbal y no verbal, son habilidades que se van adquiriendo y desarrollando con el estudio y la práctica. Por lo que toda persona con ganas de ser mediador puede ir trabajando y desarrollando estas habilidades que le permitirán conectar perfectamente con cada una de las partes y ayudarlas a empatizar entre ellas y retomar el diálogo.

Según su experiencia laboral, ¿cuáles son los conflictos más frecuentes en el ámbito civil y mercantil en los que ha intervenido como mediador?

L: Fundamentalmente trabajo el ámbito mercantil, soy economista de formación y durante más de 15 años he trabajado en el ámbito de las empresas, tanto gran empresa, empresa familiar y emprendimiento. En todas las empresas surgen conflictos que pueden ser solucionados con el diálogo a través de mediación pero si es verdad que donde estos conflictos pueden suponer un mayor peligro para las empresas es en las empresas familiares, así como en los proyectos de emprendimiento donde las diferencias entre socios en muchas ocasiones acaban con una muerte prematura de sus empresas.

 ¿Qué tipos de empresas son las que más beneficios podrían obtener de la mediación empresarial y por qué?

L: En todas las empresas y organizaciones surgen conflictos o hay conflictos latentes que pueden impedir el correcto desarrollo de las mismas, ya sean problemas internos o externos, por lo que cualquier empresa se puede beneficiar de las ventajas de la mediación empresarial, si bien, donde es en las empresas familiares, en los emprendedores, las cooperativas y en la modalidad de franquicia donde esos conflictos pueden llegar a tener una mayor relevancia y son las empresas que más beneficios puedan verle a la mediación empresarial.

¿Existe alguna diferencia entre un acuerdo alcanzado a través de la mediación y una sentencia judicial?

L: En cuanto al carácter ejecutivo del documento ambos son iguales, es decir, un acuerdo alcanzado por mediación y elevado a público tiene la misma fuerza ejecutiva que la sentencia de un juez, pero con la ventaja numerosas ventajas. Por un lado el tiempo, el proceso de mediación no suele llegar a los dos meses cuando el sistema judicial está tardando unos 2 – 3 años en dictar sentencia por lo mercantil ¿realmente tienen las empresas tanto tiempo para resolver sus problemas? por otro lado no hablemos de los costes económicos que supone un proceso judicial, así como los costes emocionales que hacen que las empresas se queden prácticamente paralizadas cada vez que hay que preparar una documentación judicial o acudir a sala. Y por último el coste de las relaciones, ya que, cuando dos partes se demandan judicialmente es muy difícil que vuelvan a tener algún tipo de relación en su vida, cuando, si negocian el acuerdo por mediación, lo más probable es que mantengan la relación o incluso salga reforzada.

 ¿Cree que, tanto en materia legislativa como en la práctica, la mediación en España avanza en la dirección correcta?

L: Si, soy optimista y pienso que poco a poco la mediación en España está avanzando. Si es verdad que aún queda mucho camino por hacer, tenemos por delante una importante tarea de difusión para dar a conocer a las empresas las ventajas de la mediación para resolver los conflictos. También tenemos que realizar una importante labor de formación de líderes y responsables de equipos en habilidades para entender y prevenir los conflictos. Solo desde la formación se podrá, no solo prevenir los problemas, sino que cuando éstos tomen una dimensión peligrosa saber acudir a un proceso de mediación para negociar el acuerdo y buscar la mejor solución para todas las partes.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión como mediador?

L: Lo que más me gusta es ayudar a las personas a darse cuenta del increíble potencial que tienen dentro para el diálogo, para la empatía y para descubrir formas nuevas y creativas para resolver problemas en los que durante mucho tiempo han estado muy posicionados y atascados sin ser capaces de verles una salida viable. También me encanta mi faceta de formador, ayudando a las personas a comprender la dimensión del conflicto y a desarrollar habilidades necesarias para ir cambiando la forma de hablar, de escuchar y de actuar con los demás, siendo más asertivos y ayudando a la prevención e identificación de los problemas antes de que sean conflictos de difícil solución.

 

El 21 de enero se celebra el Día Europeo de la Mediación

18 Ene
18 enero, 2017

Como cada año, el 21 de enero se celebra el Día Europeo de la Mediación, fecha elegida en conmemoración a la aprobación por el Consejo de Europa del primer texto legislativo sobre mediación familiar en el día 21 de enero del año 1998.

Aunque en España, la mediación empezó a adquirir mayor relevancia entre los profesionales judiciales y la sociedad desde el año 2012, con la aprobación de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

El 21 de enero es un día especial que nos recuerda y pone de manifiesto la importancia de la mediación como resolución alternativa de conflictos a la vía judicial ordinaria. Y es que no solo se celebra el nacimiento de una nueva salida profesional o la contribución de la mediación a la descongestión de los juzgados, sino que también se promueve la cultura de la paz y del entendimiento, mediante una nueva forma de abordar los conflictos menores que nace de la empatía y la voluntad propia de las partes por llegar a un acuerdo mutuo.

Es un día para destacar y valorar la gran función que realizan los profesionales de la mediación (abogados, notarios, procuradores, mediadores, psicólogos, educadores, administradores concursales, economistas, jueces, fiscales, secretarios judiciales, etc.), puesto que el papel y las habilidades del mediador son fundamentales para ayudar a que las partes consigan llegar a un acuerdo mediante el diálogo y que el procedimento se lleve a cabo de forma satisfactoria.

También hay que mencionar la necesaria labor de las instituciones de mediación, las cuales se encargan de promover la mediación en la sociedad y facilitar el acceso tanto a los profesionales como a las personas que necesiten recurrir a los servicios.

Para las personas interesadas en adquirir la formación necesaria para poder ejercer profesionalmente como mediador/a, os informamos de que con motivo del Día Europeo de la Mediación es posible beneficiarse de un 10% de descuento en la  18ª promoción del programa universitario de Mediación Civil , Mercantil y Familiar que imparte Mainfor y la Universidad Rey Juan Carlos, acreditado ante el Ministerio de Justicia.

Nueva propuesta para que la mediación sea gratuita en los mismos casos que la justicia gratuita

13 Ene
13 enero, 2017

El Partido Popular ha presentado recientemente 12 enmiendas para modificar la Ley de Mediación. Una de las nuevas medidas que propone es que la mediación sea gratuita en los mismos casos que la justicia gratuita.

El Proyecto de Ley de modificación de la Ley de Mediación fue presentado por el Gobierno de Cantabria en el Parlamento el pasado mes de octubre de 2016. La portavoz de Justicia del PP, Isabel Urrutia, defiende la importancia de modificar la normativa vigente para mejorar algunos términos de la ley que fue aprobada en el año 2011 (además de advertir de la posible inconstitucionalidad al exigir el registro de mediadores).

Según las palabras de Urrutia, es imprescindible equiparar la mediación gratuita al derecho de asistencia jurídica gratuita: “Que puedan acogerse a esa gratuidad en la mediación las mismas personas que tendrían derecho a la asistencia jurídica gratuita”. Aunque desde el Gobierno de Cantabria afirman que siempre se determinará reglamentariamente quiénes tienen derecho y quiénes no.

Además, el PP exige que la mediación gratuita comience a implementarse en Cantabria a lo largo del primer semestre de próximo año 2017, teniendo en cuenta que la ley todavía necesita un desarrollo reglamentario previo antes de que los ciudadanos puedan disfrutar de este nuevo derecho.

Dentro de las 12 enmiendas se recogen otros aspectos a modificar relativos a la Ley de Mediación como los siguientes: que la comunidad autónoma de Cantabria regule en su ámbito territorial y competencial para facilitar y garantizar el acceso de los ciudadanos a la mediación como alternativa de solución de conflictos. Y, por otro lado, conforme a la recomendación que hizo en su día el Consejo de Estado, el PP también introduce la modificación de las funciones del Observatorio de Mediación, entre otras medidas.

© Copyright - Fundación Didáctica XXI   Aviso legal              CalidadFooter